Destacadas

La rápida actuación del personal del CN Altea evita un mal mayor

Seguridad

El incendio originado en una pequeña embarcación la tarde del pasado martes dentro del puerto deportivo puso en alerta a todo el personal del Club Náutico de Altea.

A las 18:45 de la tarde del pasado martes una cortina de humo aparecía en uno de los pantalanes del puerto deportivo de Altea y ponía en alerta a todo el Club Náutico de Altea. Los usuarios de una pequeña lancha de gasolina se disponían a salir al mar cuando al ponerla en marcha el motor comenzó a arder.

 

Rápidamente el marinero de guardia del Club activaba el protocolo de emergencia en caso de incendio. Todos los efectivos disponibles se trasladaban al lugar del incendio. Los trabajadores de marinería cortaron la luz, se evacuaron a los viandantes y se quitaron las embarcaciones adyacentes a la lancha que estaba ardiendo para evitar que el fuego se propagara por todo el puerto.

 

En apenas dos minutos el fuego se había conseguido extinguir con los extintores de emergencia y los marineros sacaban la moto bomba para echar agua a la embarcación y evitar que volviera a subir la temperatura en el motor. Desde las oficinas de administración se había avisado al 112 y en cuestión de poco tiempo aparecieron los bomberos, la policía local y la guardia civil.

 

La rápida actuación del personal del CN Altea evitaba un mal mayor y no hubo que lamentar ningún desperfecto importante ni ningún herido.

 

“La acumulación de vapores en el motor y la ignición provocó que el material de espuma de la tapa del motor se prendiera fuego”, explica el contramaestre del Club Náutico de Altea, Isidro Martínez. “En estos casos la actuación rápida y precisa es crucial para evitar daños mayores, los simulacros y la formación en incendios que recibimos todos los años permite que podamos actuar con rapidez y claridad a pesar de los nervios”.

 

Todos los años se suceden numerosos casos de incendios en embarcaciones a gasolina, y en ocasiones se debe a que los usuarios no tienen claro los protocolos de seguridad. Desde el Club Náutico de Altea se quiere recordar dos breves recomendaciones para evitar este tipo de accidentes:

 

          - Antes de arrancar el motor es necesario poner en marcha los extractores de la sala de maquinas para permitir que se evaporen los gases que se hayan podido acumular. En caso de que se trate de una embarcación pequeña que no disponga de sistema de extracción, se debe levantar la tapa del motor y esperar cinco minutos antes de arrancar.

           - Los vapores acumulados se originan por restos de combustión. Es importante que mantengamos la sentina libre de estos restos.