Destacadas

El Club Náutico de Altea reivindica su papel en la entrega de banderas azules de la Comunidad Valenciana

Calidad y Medio Ambiente

La Consellera de Medioambiente responde: "Estamos trabajando para solucionar lo que sabemos que queda por solucionar"

La entrega del distintivo “Bandera Azul” a las playas y puertos de la Comunidad Valenciana, que otorga cada año la Fundación Europea de Educación Ambiental, se ha convertido hoy en un acto reivindicativo de la labor de los clubes náuticos valencianos. El presidente del Club Náutico de Altea, José Román Zurutuza, ha aprovechado que el acto se celebraba en sus instalaciones (con presencia de diversas autoridades autonómicas encabezadas por la consellera de Medio Ambiente, Elena Cebrián), para denunciar la situación de “absoluta indefensión” que atraviesan los clubes náuticos valencianos, pendientes desde hace años de la renovación de las concesiones que les permita seguir gestionando sus instalaciones sociales, medioambientales y deportivas.

 

 “La de hoy es una jornada informativa, pero también reivindicativa”, ha señalado Zurutuza en su discurso, “para reiterarnos en nu4strfa solicitud de renovar la licencia administrativa para poder seguir gestionando estas instalaciones con los niveles de calidad exigibles, que cumplimos a rajatabla”. El CN Altea lleva 30 años consecutivos recibiendo la bandera azul.

 

 “Llevamos la friolera de 17 años encadenando autorizaciones temporales, con una situación de inseguridad que nos impide realizar inversiones en unas instalaciones obsoletas […] Apenas queda una semana para que expire nuestra concesión, y, si me permiten la expresión, hoy por hoy tenemos lo días contados, y nadie en la Administración Autonómica que promueve este acto parece preocupado por ello”.

 

La protesta y reivindicación de Zurutuza, seguida atentamente por los asistentes al acto institucional, acabó con una serie de preguntas: “¿Qué será de nuestra labor divulgativa?, ¿Qué de nuestra concienciación a miles de jóvenes sobre el respeto al mar y al Medio Ambiente? ¿Cuál es el futuro que nos espera?... Muchas preguntas, pero ninguna respuesta”.

 

El discurso del presidente del Club Náutico de Altea no cayó en saco roto. Le siguió en el turno de palabra el alcalde de la ciudad anfitriona (Altea), Jaume Llinares, quien una vez más expuso en público su “incondicional apoyo” al Club Náutico y su labor, y se sumó a la solicitud de que se resuelva el conflicto “con prontitud”.

 

Por su parte, la consellera Elena Cebrián, máxima representante del Consell en el acto, a pesar de no ser ésta su competencia, recogió el testigo y en el arranque de su intervención no eludió pronunciarse sobre él. “Estamos trabajando para solucionar lo que sabemos que queda por solucionar”, dijo.